Una Peluquera te Ayuda a Arreglar Tu Cabello Mal Decolorado

  • ¿Has decolorado tu cabello y el crecimiento quedo mas claro que los largos? Deberás decolorar el pelo solo en la parte oscura y añadir calor.
  • ¿Has decolorado tu cabello y no te gusta el tono resultante? Deberás decolorar nuevamente y nutrir tu melena.
  • ¿Tu cabello se volvió naranja/amarillo al decolorarlo? Deberás aplicar un matizador o un tonalizador.
  • ¿Te han quedado manchas al decolorar tu cabello? Deberás decolorar con la ayuda de una amiga o de una profesional.
  • ¿Sientes tu cabello seco y opaco después de decolorarlo? Deberás hacer baños de crema con keratina.
  • ¿Tu cabello decolorado se quiebra con facilidad? Deberás enjugar bien tu melena.

 

¿Decoloraste tu cabello y el resultado no fue el que esperabas?

¿Te sientes frustrada y sin saber qué hacer para arreglarlo?

 

No te preocupes, ¡estoy aquí para ayudarte!

En este artículo, te mostraré  cómo solucionar los problemas más comunes que pueden surgir después de una decoloración mal hecha, desde tonos desiguales hasta mechones naranjas. 

¡Prepárate para recuperar la belleza de tu cabello con simples pasos!

 

Y sé lo que te digo, porque cada día recibo a clientas en mi salón que han experimentado decoloraciones mal hechas.

 Es un problema muy común, y suele ocurrir cuando intentan decolorar su cabello en casa sin la experiencia adecuada. 

¿Por qué sucede esto?

Porque es muy fácil conseguir los productos para decolorar y hacerlo en casa. Y la realidad es que el resultado puede ser desastroso.

 

Recuerdo el caso de una chica que llegó a mi salón con su cabello en un tono naranja muy llamativo.

Era la primera vez que intentaba decolorarse en casa, y el resultado no fue el que esperaba.

Afortunadamente, pudimos ayudarla y transformar su cabello en un rubio hermoso antes de que saliera del salón.

 

La moraleja de esta historia es que cualquier problema tiene solución.

 No importa qué tan mal haya salido tu decoloración, siempre hay una manera de arreglarlo. 

Y hoy, estoy aquí para contarte cómo hacerlo.

 

En este artículo, te guiaré a través de los problemas más comunes que surgen al decolorar el cabello y te enseñaré cómo solucionar cada uno de ellos.

Comencemos con uno de los problemas más frecuentes.

 

Decoloré mi cabello, pero quedó más claro el crecimiento que el largo: deberás decolorar el pelo solo en la parte oscura y añadir calor

Mujer con su pelo decolorado preocupada por los resultados.

Este es un escenario muy común ¿Por qué sucede?

 El crecimiento del cabello suele tener menos procesos de tinte en comparación con los largos. 

Por ejemplo, si tienes un crecimiento de 2 centímetros, es probable que solo haya sido teñido una o dos veces. Mientras que los largos, especialmente en cabellos de longitud media, pueden haber sido sometidos a más de 20 procesos de tinte.

 

La recomendación general es comenzar la decoloración por los largos y aplicar en las raíces durante los últimos minutos del proceso para equilibrar el tono.

 

Solución

 Aplica otra decoloración exclusivamente en los largos, utilizando peróxido de 30 volúmenes y calor , como por ejemplo, un gorro térmico.

Este método ayudará a igualar el tono y aclarar los largos para que coincidan con el crecimiento.

 

Si después de enjuagar todavía persiste la diferencia de tono, es aconsejable esperar aproximadamente 15 días antes de realizar otro tratamiento.

Durante este tiempo, es importante nutrir tu cabello para evitar daños extremos.

 

Decoloré mi cabello, pero el tono que logré no me gusta: deberás decolorar nuevamente y nutrir tu melena.

¿Te ha pasado decolorar tu cabello con la esperanza de obtener un tono específico y terminas con algo completamente diferente?

Es una situación bastante común, pero hay algunos puntos clave que debemos tener en cuenta.

 

Si tu cabello natural es muy oscuro, como negro o castaño oscuro, es importante que entiendas que, alcanzar tonos muy claros, como rubio o rubio claro, no es algo que se logre fácilmente en una sola sesión de decoloración.

De hecho, este proceso suele requerir al menos tres sesiones de decoloración, cada una con un intervalo de aproximadamente un mes entre ellas.

 

Solución

Una alternativa es decolorar tu cabello para alcanzar un tono intermedio y luego nutrirlo mientras esperas el momento adecuado para realizar la próxima sesión de decoloración.

Sin embargo, es esencial recordar que abusar de este proceso químico puede causar daños significativos en el cabello. Por lo tanto, es importante ser paciente y cuidadoso en cada paso del proceso.

Decoloré  mi cabello, pero el color de mi pelo se tornó naranja/amarillo: deberás aplicar un matizador o un tonalizador

Mujer decolorando su cabello en un salón de belleza.

 Uno de los problemas más comunes después de la decoloración es encontrarse con un tono no deseado, ya sea naranja o amarillo.  Esto suele ocurrir debido a la base original del cabello.

 

Los cabellos con una base oscura tienden a decolorarse a un tono cobrizo, que puede presentar tonalidades naranjas.

Mientras que los cabellos con una base media tienden a decolorarse a un tono amarillo-dorado.

 

Solución:

Afortunadamente, en las tiendas de peluquería puedes encontrar matizadores o tonalizadores que ayudan a neutralizar estos tonos no deseados.

  • Si tu cabello ha quedado con tonos naranjas, puedes utilizar un tonalizador de color azul para neutralizarlos.
  • Si tu cabello ha quedado con tonos amarillos, puedes utilizar un tonalizador de color morado para corregirlos.

También existe la opción de utilizar un tóner gris, que ayuda a neutralizar los tonos rojizos y naranjas de manera efectiva.

 

Decoloré mi cabello, pero ahora tengo machas: deberás decolorar con la ayuda de una amiga o de una profesional

Mujer decolorando ella misma su cabello

 Es bastante común encontrarse con “manchas” o zonas más claras en el cabello después de la decoloración. 

Esto puede ocurrir si no se aplica la decoloración de manera uniforme y cuidadosa.

Por eso, debes prestar atención a cómo aplicas el peróxido, ya que cada área tratada cambiará de tono, y es recomendable pedir ayuda si no te sientes segura de hacerlo sola.

 

Un dato importante que tal vez no conocías es que el cuero cabelludo es piel, y al igual que en la piel, pueden existir lunares.

Estos lunares pueden causar zonas más claras en el cabello durante el proceso de decoloración, lo que a menudo se percibe como “manchas”.

Por ejemplo, tengo una clienta llamada Malena, a quien atiendo desde hace años. Ella tiene un lunar en su cabello que nunca alcanza el tono deseado con el tinte o la decoloración.

 

Malena ya está acostumbrada a esta situación y no le preocupa, ¡pero tal vez tú sí lo estés!

 

Solución

La solución para corregir estas zonas más claras es aplicar nuevamente la decoloración, sin necesidad de tocar las áreas del cabello que ya están suficientemente decoloradas.

Para garantizar una distribución uniforme de la mezcla, es recomendable pedir ayuda a una amiga para asegurarse de que toda la superficie esté cubierta de manera pareja.

 

 Recuerda ser muy detallada al aplicar la decoloración , de esta manera, las diferencias de tono desaparecerán y tu cabello lucirá uniforme y hermoso nuevamente.

 

Decoloré mi cabello, pero ahora lo siento seco y opaco: deberás hacer baños de crema con keratina

Mujer sorprendida por los resultados de la decoloración en su cabello.

 Es bastante común experimentar sequedad y opacidad en el cabello después de una decoloración. 

Este es un efecto secundario del proceso químico, que puede dañar la estructura capilar.

 

Solución

Una solución efectiva para recuperar la salud del cabello es aplicar baños de crema enriquecidos con keratina.

Estos tratamientos ayudan a restaurar la fibra capilar y aportan hidratación profunda.

 

Además, existen mascarillas especiales, como las de oro, que son especialmente beneficiosas para el cabello decolorado.

Para utilizarlas, simplemente aplícalas desde la raíz hasta las puntas y déjalas actuar mientras usas un gorro térmico para potenciar sus efectos.

 

 Después de usar estos productos, notarás que tu cabello recupera su brillo natural y se vuelve increíblemente suave al tacto. 

 

Recuerda elegir productos diseñados específicamente para cabellos decolorados, ya que estos contienen ingredientes especiales para ayudar a restaurar la fibra capilar y mantener la salud de tu cabello.

 

Decoloré mi cabello, pero ahora se quiebra con facilidad: deberás enjuagar bien tu melena

Mujer peinando su cabello seco y opaco.

Uno de los problemas más preocupantes después de la decoloración es la rotura del cabello o la sensación de que se ha vuelto como un “chicle”.

 Esto indica que la fibra capilar ha sufrido daños significativos como resultado del proceso químico. 

 

Es importante destacar que si la decoloración comenzó desde la raíz, es poco común que se produzca rotura en esa área, ya que la raíz suele tener menos procesos químicos.

La rotura suele ocurrir en los medios a lo largo del cabello.

 

¿Qué es el cabello “chicle”?

Este término se utiliza para describir un cabello que es difícil de peinar y, una vez peinado, tiende a recuperar su forma original rápidamente, como si estuvieras estirando un chicle.

Esta condición suele presentarse en los largos y las puntas que han sido sometidos a múltiples procesos de decoloración.

 

Solución

Si notas que tu cabello comienza a secarse y romperse después de la decoloración, es crucial enjuagarlo inmediatamente y no someterlo a más procesos químicos.

En este punto, tu cabello ya no puede resistir más daño y la única opción viable es cortarlo.

 

Para ayudar a restaurar la salud del cabello,  puedes aplicar mascarillas nutritivas cada dos días durante un mes. Evita aplicar tintes durante este período. 

 

Después de un mes, puedes considerar visitar un salón de belleza para realizarte un tratamiento de cauterización capilar o un tratamiento de bótox capilar.

Estos tratamientos ayudarán a sellar la fibra capilar y a recuperar la estructura del cabello.

 

Aunque estos tratamientos pueden ayudar a mejorar la apariencia del cabello, es importante tener en cuenta que a largo plazo, puede ser necesario recortar el cabello dañado para permitir que crezca sano y fuerte nuevamente. 

 

Conclusión

Después de explorar los diversos problemas que pueden surgir al decolorar el cabello y las soluciones para abordarlos, es evidente que este proceso no está libre de desafíos.

Desde tonos no deseados como el naranja o el amarillo, hasta problemas más graves como la rotura o la textura tipo “chicle”, hay una serie de obstáculos que pueden surgir en el camino hacia el cabello rubio perfecto.

 

 Sin embargo, con paciencia, cuidado y los productos adecuados, es posible superar estos desafíos. 

Desde la aplicación cuidadosa de la decoloración hasta el uso de tratamientos nutritivos y técnicas profesionales en el salón, hay una variedad de estrategias disponibles para restaurar la salud y la apariencia del cabello.

 

En resumen, aunque la decoloración puede presentar dificultades, con la orientación adecuada y los cuidados adecuados, es posible lograr el cabello rubio deseado sin comprometer la salud capilar.