¿Cómo Emparejar la Raíz con el Resto del Cabello? Descúbrelo aquí

Nos pasa a todas. Nos hicimos un tinte divino, pero al tiempo ocurre lo inevitable: el cabello crece, aparecen las raíces y quedamos bicolor. O, lo que es peor, se asoman esas canas tan odiadas.

No hay problema:  llegó la hora de hacer el retoque de raíces.  Acudes al salón, el profesional que siempre te hace coloración aplica su magia, y sales a la calle sin rastro de esas raíces espantosas.

Pero, ¿si el color te lo has hecho tú? ¿Y si has olvidado el tono exacto de la tintura que habías aplicado en el resto del cabello?

 

Estamos en problemas. Es probable que tengas que teñir el largo completo. Aunque lograr un color uniforme y parejo no es fácil.

Tranquila, aquí estoy yo para salvarte, con esta  guía detallada de la manera correcta de emparejar la raíz con el resto del cabello, según el tratamiento anterior que tengas. 

 

Opción 1: tintura anterior oscura y raíces claras

Mujer pelo oscuro debe teñir sus raíces claras.

La manera ideal de emparejar las raíces con el resto del pelo cuando éstas son más claras es teñirlas del mismo color que teñiste antes. Pero seguramente no te acuerdas qué tono te aplicaste.

Y cuando de coloración se trata, no se puede adivinar o estimar. Acabarás haciendo un desastre multicolor muy difícil de arreglar.

 Lo que debes hacer es aplicar un tinte completo, desde la raíz hasta las puntas, variando un tono, para lograr un resultado parejo. 

 

Veamoslo con un ejemplo: tienes un castaño en los largos, de eso no hay dudas. Pero no recuerdas con exactitud si usaste un número 3 o un número 4. Elige cualquiera de los dos. Si hay variación, solo será de un tono y no habrá problemas.

Otro ejemplo: tienes un castaño bastante claro. ¿Habrás comprado tinte número 5 o será que usaste un 4 y se te ha aclarado un poco? Aplica el número 4, que te dará luz, emparejará, y no oscurecerá demasiado tu melena. Si colocas el tinte 5, puede que quede más elegante, pero el otro iluminará mejor.

 

 Una vez que hayas elegido el color, realiza la aplicación de la tintura como lo haces habitualmente, solo que debes tener en cuenta un secreto  que te asegurará que el resultado sea prolijo.

 Luego de que hayas aplicado la mezcla en raíces primero, hazlo luego en largos pero barre o peina el tinte con el pincel pasándote un poco (1 o 2 centímetros) de la línea de color entre raíces y largos. Insiste allí.   Esto hará que la división tan notoria entre colores se desdibuje  y el tono final quede parejo. Conviene que lo hagas por partes, dividiendo tu cabellera en secciones, y así no quedará ni un mechón por cubrir con esta técnica.

Completa la aplicación como lo haces siempre, dejando actuar el tiempo indicado en raíces y largos, enjuagando con agua tibia abundante hasta que salga limpia, secando como de costumbre.

 

Opción 2: tintura anterior clara y raíces oscuras

Aquí la cosa se pone un poquito más complicada, porque si tienes el cabello más claro que las raíces, pueden suceder dos cosas: que hayas decolorado antes de ponerte un tinte extra claro, o que hayas teñido sin decolorar.

Debemos ver cada caso por separado.

 

Cabello previamente decolorado y teñido

Emparejar raíz oscura con cabello decolorado.

Stop y cuidado.

 Tendrás que decolorar las raíces, y luego emparejar todo con tinte. No pongas esa cara de sorpresa; son las consecuencias que nos trae a veces la tan amada decoloración.

Tendrás que trabajar con la delicadeza de un orfebre y la precisión de un cirujano, porque  la mezcla decolorante, al aplicarla en raíces, en lo posible no debe pasarse más de medio centímetro de la línea divisora entre raíz y largos.   Si llegas a manchar los largos, entonces estarás condenada a volver a decolorar toda tu melena  para que la tintura posterior quede uniforme y no se note diferencia entre raíces y el resto. Y no sabes cuántas decoloraciones podrá aguantar tu cabello.

 

Para decolorar las raíces de esta manera, tienes que tener muy presentes dos detalles que te contaré a continuación:

  •  Usa peróxido de 20 volúmenes  (no más) para mezclar con el polvo decolorante, y no dejar blancas como la nieve tus raíces. Esto sucede porque las raíces absorben más rápido el producto.
  •  En la mezcla de peróxido y polvo decolorante, agrega aceite de coco.  Esto hará que la decoloración no sea tan agresiva, puesto que, al mismo tiempo que actúa, tiene agentes hidratantes y protegerá el color. Hay muchas formas de usar el aceite de coco para el cabello; esta es una.

Luego de haber decolorado correctamente las raíces, entonces ya es momento de aplicar el tinte en las raíces. Es decir, ese tinte claro que tiene todo tu cabello, y que necesitabas emparejar con las raíces oscuras.

 

Cabello teñido sin decolorar

Teñir raíces en cabello sin decolorar.

Si habías teñido tu pelo de un tono más claro que tu color natural, entonces se notará bastante el crecimiento de las raíces.

La buena noticia es que, si lo habías hecho sin decolorar antes de la tintura, no solo seguramente tendrás el cabello más sano, sino que tus raíces tomarán ese color claro.

Es decir, tu tipo y color de cabello han sido capaces de asimilar una tintura más clara que tu color natural, sin necesidad de pasar por un proceso de decoloración. 

Entonces, es bastante sencillo.  Debes teñir solo la raíz con ese tono, usando la misma técnica de insistir en la línea divisoria de color entre raíces y largos  que te expliqué más arriba.

 

Adiós raíces

Emparejar raíces al resto del cabello correctamente.

El crecimiento del cabello cuando nos hemos teñido siempre es fastidioso. Nos hace depender de los retoques y hasta de peinados especiales para disimular esa desprolijidad.

Así que siempre es bueno aprender  maneras de emparejar la raíz con el resto del cabello , si es que eso no acostumbras a que te lo hagan en el salón.

 

Resumiendo,  si recuerdas el color que te has aplicado, usa el mismo para teñir las raíces  y pásate un poco de la línea divisoria de color para eliminar la diferencia.

 Si no recuerdas el color que te habías aplicado y tus raíces son más claras que el tinte, busca el tono general y puedes variarlo en un tono.  El mismo trabajo en la línea divisoria, y el resultado será parejo.

 Si tus raíces son más oscuras y para la tintura anterior habías decolorado previamente, pues entonces estás obligada a decolorar raíces antes de aplicar el tinte  para emparejar el color.

Recuerda los secretitos que te conté, sé prolija y paciente, y olvídate de esas raíces molestas.