Como Hacer un Baño de Color con Shampoo y Tinte en 6 pasos

¿Has escuchado hablar del baño de color? Seguramente sí, y lo que quieres es una guía paso a paso para poder hacerlo en casa y darle a tu melena ese brillo que ha perdido.

Si es así, entonces llegaste al lugar correcto. No solo  te explicaré para qué puede usarse un baño de color, sino también te contaré los materiales que necesitas y las instrucciones para que el resultado sea óptimo. 

 

A veces, las tinturas hacen que el cabello pierda brillo y movimiento.

Otras veces, deseamos variar un poco el tono que tiene nuestro pelo pero no queremos someterlo nuevamente a una tintura permanente, con todo el daño que eso implica.

Y en otras oportunidades, lo que deseamos es eliminar un rastro opaco y triste. O bien un error de una coloración. Por ejemplo, es posible usar el baño de color para quitar un rastro naranja.

¡Para todo eso sirve un baño de color! Sigue leyendo y te enterarás de los detalles.

 

¿Por qué el baño de color es menos dañino que la tintura permanente?

 El baño de color se hace con un tinte semipermanente. Ese es el gran secreto. Entonces, es obvio que resulta más saludable para el pelo que una tintura permanente.

¿Por qué? Por la sencilla razón de que  el tinte semipermanente no contiene amoníaco ni se aplica con peróxido de hidrógeno. 

Entonces, estamos ante  un proceso suave que logrará recuperar el color de tu cabello con brillo y frescura.  Incluso, hasta puedes disimular las canas con un baño de color, si ya te has cansado de usar tinte para cubrir canas.

 

¿Qué tono elegir para hacer un baño de color?

Colores de tintura semipermanente.

La verdad es que esta técnica es tan suave y se adapta tan bien, que  tienes una gama muy amplia de colores para elegir. 

Como te expliqué más arriba, el baño de color usa tinte semipermanente y no hace falta peróxido, entonces  tu pelo no se decolorará, y además el color que adquiera se irá desvaneciendo con los lavados de forma pareja. 

 

Así que prueba con un color que te guste, ¡y al tiempo hazlo con otro! ¡Y luego con otro! Así, descubrirás cuál tonalidad te sienta mejor y con cuál estás más cómoda.

 Si al principio no te animas a cambiar mucho, prueba con el color que ya tienes y verás cómo tu cabellera adquiere brillo y vida. Y así ganarás confianza para probar luego con otro tono. 

Tal vez mechas doradas, o destellos rojizos, o hebras color caramelo, ¿y por qué no un manto de plata?

 

Baño de color con shampoo y tinte paso a paso

Materiales

Tinte semipermanente para baño de color.

  •  Shampoo clarificante para preparar el cabello  antes de la aplicación del tinte.
  •  Shampoo hidratante sin sulfatos específico para cabello teñido. Elige el que quieras, los hay de muchas marcas en el mercado. Pero tiene que ser sin sulfatos, porque ayudará a preservar el color por más tiempo con la vitalidad del primer día. Es más, deberías usar siempre shampoo sin sulfatos.
  •  Tinte semipermanente  del tono que elijas. Recomiendo, como experta en coloración y en tratamientos alternativos, marcas como Wella Soft Color, Clairol, Inoa o Punky Colour.
  • Recipiente plástico.
  • Pincel para tintura.

 

Procedimiento

El baño de color con shampoo y tinte es un tratamiento de coloración suave y de aplicación bastante sencilla. Sólo tienes que seguir al pie de la letra mis instrucciones para que el resultado sea el esperado.

Así que vamos juntas a recorrer ese paso a paso.

 

A. Preparación del cabello

Mujer lavando su cabello para hacer un baño de color con tinte y shampoo.

  •  Lava en profundidad tu pelo con shampoo clarificante , eliminando grasitud, suciedad y restos de productos capilares que hayas usado. El shampoo clarificante es útil y siempre hay que tener uno a mano; en este caso, dejará tu cabello listo para que el baño de color se asiente de manera uniforme.
  •  Seca muy bien todo tu cabello.  Puede ser con secador, o bien con toalla y luego dejar que se oree naturalmente, al aire. Esta última opción es más saludable para tu pelo. Pero, por supuesto, llevará más tiempo.

Es fundamental que tu pelo esté seco o apenas mojado antes de pintarlo, de lo contrario, el tinte se diluirá y el resultado quedará desprolijo.

 

B. Aplicación

Joven se aplica el baño de color con shampoo y tinte.

Ahora sí, vamos con esos 6 sencillos pasos:

  1. En el recipiente plástico,  mezcla el tinte semipermanente con el shampoo hidratante sin sulfatos. La proporción es de 1 en 3.  Por ejemplo, si tienes una tapa medidora y colocas una tapa de tinte, pues entonces agregarás 3 tapas de shampoo. Con el pincel, revuelve ambos productos hasta lograr que se integren y quede una textura homogénea.
  2.  Desenreda tu cabello y sepáralo en secciones  para organizar la aplicación y que no queden mechones sin cubrir.
  3.  Aplica la mezcla en cada sección con el pincel, desde la raíz hasta las puntas. 
  4.  Deja actuar el tiempo que te indiquen las instrucciones del tinte semipermanente.  Es buena idea envolver el cabello sobre sí mismo y sostener con pinza o hebilla. Modera tu ansiedad y espera a que se cumpla el tiempo de exposición necesario. De lo contrario, el tinte no se asentará de manera correcta.
  5.  Enjuaga tu cabello con agua tibia a fría , ayudando con los dedos a barrer todo el producto de los mechones. Si es necesario, repite el enjuague hasta que el agua salga limpia.
  6.  Seca y peina  como de costumbre y ¡magia! Un nuevo tono brillará en tu cabellera.

 

Resumiendo

Cabello hermoso con baño de color.

 El baño de color con shampoo y tinte semipermanente es un tratamiento fácil de aplicar en casa en 6 sencillos pasos, con productos que tienes al alcance de tu mano en cualquier tienda, y con un riesgo casi nulo de que el resultado no sea el esperado. 

Además, como no usa peróxido ni tinte permanente, no estarás ante el peligro de que, si no te gusta el tono o la aplicación sale mal, tengas que decolorar o acudir al salón para solucionar el desastre.

 La tonalidad se irá desvaneciendo de manera pareja con el tiempo, lavado a lavado. 

Solo  asegúrate de cuidar un poco tu pelo luego de la aplicación.  Una rutina de cuidado con mascarillas o aceites naturales una o dos veces por semana es lo que deberías hacer siempre, más allá del baño de color.

 

Además,  evita el agua muy caliente cuando laves tu cabello si quieres prolongar un poco el efecto del tinte. 

Ahora sabes que las ventajas son múltiples. ¿Por qué no te animas, juegas un poco a la peluquera y estrenas un color revitalizado y fresco?