El Botox Capilar NO Daña el Cabello, pero debes conocer estos 4 secretos

 El botox capilar es un tratamiento diseñado para reparar el cabello , especialmente si se trata de una melena sometida a procesos químicos como tinturas o decoloraciones, o si está reseco y sin fuerza.

Dicho esto, la respuesta es contundente:  el botox NO daña el cabello , sino todo lo contrario. No encontrarás en su fórmula ningún compuesto que debilite la fibra capilar, como peróxido de hidrógeno, formol o sulfatos.

 

Sin embargo, he conocido mujeres que no tuvieron una primera buena experiencia con el botox. ¿Por qué?

Porque cada cabellera es un mundo, y cada tratamiento capilar, un universo. Hace falta conocer a fondo los productos para saber qué necesita cada pelo y si es el momento adecuado.

Por eso, sigue leyendo y te contaré 4 secretos para que no te lleves sorpresas al aplicar este tratamiento de reparación intensa.

 

¿Qué es el botox y cómo actúa?

Botox capilar aplicado en salón.

Ya sabes que  el botox capilar es un tratamiento de nutrición y reparación profundas.  Esa es su carta de presentación, así que, bien aplicado, debería dar como resultado una melena saludable, brillante, sin frizz, dócil y fresca.

Está hecho a base de ingredientes que de ninguna manera agreden la fibra capilar: proteínas como la keratina, colágeno, ácido hialurónico, vitaminas y aceite de caviar, entre otros.

Estos elementos van aportando humedad, reconstruyendo la fibra dañada, sellando la cutícula a medida que penetran en todo el cabello.

 Se aplica de manera parecida a una mascarilla de hidratación, solo que a veces se evita la raíz, para no engrasarla. Se deja actuar, masajeando, se enjuaga y finalmente se sella con calor. 

 

Todo fantástico. Seguramente el resultado es magnífico. Pero, ¿qué pasa con esas quejas que has escuchado, al igual que yo? Primero, todo tratamiento tiene desventajas, incluso el botox.

Y segundo, sucede que  no siempre el botox conviene para cualquier melena. Si el pelo estaba dañado antes, o se caía, o era muy graso, o no se hace la aplicación correctamente, los resultados serán desfavorables.  Te explicaré esto en detalle.

 

Secreto 1: caspa antes, caspa después

Caspa no se va después del botox.

Esta es una regla que siempre se cumple.  Si antes de aplicarte el botox tenías caspa, con todo lo que eso implica, continuarás teniéndola después de la aplicación.  Y no hablo de esa caspa circunstancial que a veces deja la keratina, sino de la afección del cuero cabelludo.

 La caspa es una descamación del cuero cabelludo , y cualquier producto que actúe en el cabello será lo mismo que nada para la caspa. Ni mejor ni peor.

 

Aunque tal vez el botox pueda llegar a favorecer la caspa, pues al hidratar la fibra capilar, la grasitud del cuero cabelludo y de las raíces puede aumentar un poco.

Por lo tanto, si tienes caspa, lo que te recomiendo es que consultes a un profesional para tratar esa afección como corresponde. Una vez superado esto, cuando sepas por qué tienes caspa y cómo la eliminas, puedes pensar en tratamientos de belleza capilar como el botox.

 

Secreto 2: no frena la caída del cabello

El botox capilar no frena la caída del cabello.
 Si tienes tendencia a sufrir caída del cabello, pues debo decirte que el botox capilar no hará nada al respecto. 

Así como en el punto anterior,  la caída del cabello no es un problema del pelo en sí, sino del cuero cabelludo o de alguna situación particular que estés atravesando, como estrés o incluso cambios hormonales. 

 

Así que, aunque pienses que el botox, con toda la magia que hace en la apariencia del cabello, frenará su caída, no sucederá. La causa de la caída del pelo está en otro lado, no en la fibra capilar en sí.

Te recomiendo que consultes con un dermatólogo o que revises tu estilo de vida y tus experiencias personales, para mimarte un poco y lograr una rutina más tranquila.

 

Secreto 3: cabello graso, cabello súper graso después

Con esto, ten mucho cuidado. Es el error que más he visto en mujeres que se aplican botox.

Pensando que el botox unificará el brillo y la textura, mujeres con el pelo graso lo aplican y el resultado es funesto.  La grasitud se multiplica. 

Y la explicación es obvia:  si el botox nutre e hidrata, está aportando sustancias que el pelo reseco o dañado necesita para recomponerse. Pero son justamente ingredientes que el pelo graso tiene de más. 

Mejor consulta por qué tienes el pelo graso con un profesional, que te guiará para solucionarlo o minimizar la grasitud.

 

Secreto 4: de la aplicación correcta depende el éxito

Profesional aplica plancha a alta temperatura luego del botox.

Como en todo tratamiento de belleza capilar, no se trata de aplicar el producto y listo. Ni tampoco de mezclar cualquier cosa jugando a la alquimista, porque el resultado puede ser explosivo.

Y el botox capilar no es la excepción. Tanto si te lo aplicas tú sola como si acudes al salón, hay ciertos recaudos a tener en cuenta.

 

En primer lugar, la condición de tu pelo antes de la aplicación, tal como te expliqué en los 3 secretos anteriores. Eso determinará si conviene o no que te hagas botox.

En segundo lugar, hay algunas cuestiones importantes, por ejemplo, que  el botox jamás debe mezclarse con keratina  (hay quienes piensan que, juntos, potencian su poder). La mayoría de las keratinas son sin formol, pero otras sí contienen, y este compuesto puede realmente dañar cabelleras vulnerables.

 

Otro ejemplo de un detalle fundamental es el sellado final.  Hace falta planchar el cabello luego del botox capilar, pero a temperaturas muy altas. Si esto no lo sabes hacer bien en casa, probablemente termines quemando tu pelo , aunque al principio no lo parezca. Incluso un estilista con experiencia debe ser muy cuidadoso en la aplicación de calor.

 

En síntesis

Joven tiene el cabello fuerte luego del botox.

Ya sabes que  el botox capilar, en líneas generales, no daña tu cabello.  Está diseñado para devolver vitalidad e hidratación, y reparar lo dañado.

Pero hay que conocer algunos secretitos para que no nos llevemos sorpresas y nos lamentemos.

 

En primer lugar,  evaluar el estado previo del cabello: si tiene caspa, si es muy graso o si se cae, no es momento de aplicar botox. Mejor solucionar esos problemas, y luego pensar en un botox o en cualquier otro tratamiento de belleza capilar.

 

En segundo lugar,  hacer la aplicación correctamente , si es que lo haces por tu cuenta. Un buen producto tendrá instrucciones detalladas y específicas de cada paso. Si lo haces en un salón, seguramente estarás poniendo tu pelo en las manos experimentadas de un profesional.