¿Te cortas las puntas y siguen abiertas? Descubre las razones y posibles soluciones aquí

Todas sufrimos alguna vez tener las puntas del cabello abiertas y quebradizas. Esto hace que nuestro pelo se vea reseco, desprolijo y que ningún peinado nos quede como esperamos.

 Incluso recortándolo bastante a menudo, las puntas siguen abriéndose . ¡Parece una burla!

 

Pero no desesperes:  aquí encontrarás una guía de consejos para que esto deje de suceder y les digas adiós a las puntas quebradas. 

En principio, tienes que aceptar que  hay hábitos de belleza de tu cabello que debes modificar , y otros hábitos de cuidado capilar que deberás incorporar a tu rutina.

 

Primero lo primero: ¿Por qué se abren las puntas?

Joven pelirroja con las puntas del cabello dañadas.

Las puntas abiertas del cabello son un síntoma. Es decir, un signo de que algo más profundo está sucediendo.

Y eso que está sucediendo es que  tu cabello está débil, frágil, sin elasticidad, reseco. 

 

Por supuesto, hay cabellos que se quiebran más que otros.  Las puntas de las melenas que son naturalmente finas y secas se abren más fácilmente  y más seguido que las puntas de los cabellos gruesos e hidratados.

 

Pero, más allá de ese factor natural,  hay algunos hábitos de belleza capilar y de actividades personales que resultan agresivos y favorecen que las puntas se abran. 

Algunos de estos hábitos son obvios. Seguramente sabes que tratamientos como la permanente, la tintura constante, la decoloración y el alisado con químicos debilitan el cabello y lo deshidratan. Un cabello seco es más frágil y se abre con facilidad.

 

Sin embargo,  hay otros hábitos de nuestra rutina diaria que no parecen causar daño, pero, en realidad, si abusamos de ellos, son enemigos de nuestro pelo . Me estoy refiriendo a:

  • El uso (y abuso) de secador y planchita.
  • La exposición prolongada al sol y al cloro de la piscina.
  • La simple y cotidiana acción -te sorprenderás- de desenredar el cabello con peines y cepillos de plástico.

 

La solución rápida: cortar las puntas. ¿Y si eso no es suficiente?

Si ves tus puntas tan abiertas y florecidas que al hacerte una coleta parece más bien una escoba, seguramente vuelas a hacerte un recorte de puntas.

Sacas la parte dañada, y tu cabellera retoma la vitalidad y el formato habituales. Esto en general funciona.

Pero no siempre.

Pueden ocurrir dos cosas. Las veamos por separado.

 

El remedio es peor que la enfermedad: ¿has cortado tus puntas en casa?

Joven desesperada se corta el cabello a sí misma con tijeras caseras.

Si al ver tus puntas abiertas has corrido a buscar tus tijeras y, frente al espejo, te has cortado por tu cuenta, es probable que hayas dañado las puntas más de lo que estaban.

 Al usar las tijeras domésticas, esas con las que cortas el papel, los envases de alimentos u otros materiales, desgastas el cabello. 

El filo de las tijeras profesionales es distinto, y por eso son más precisas y no dañan, quiebran ni arrancan.

Mejor, entonces,  acude a un salón para que emparejen y mejoren esas puntas  que castigaste en casa.

 

Tu cabello vive sometido a tratamientos agresivos

Mujer espantada porque la tintura le arruinó el cabello.

 A veces, incluso cortando con frecuencia, las puntas siguen abriéndose. Y eso pasa, seguramente, porque tu rutina de belleza capilar es agresiva  e incluye algunos hábitos como los que te mencioné más arriba.

Entonces, si ya has cortado tus puntas y siguen abiertas, debes revisar inmediatamente todo lo que eliges hacerle a tu pelo para que se vea más bonito.

Recuerda que, muchas veces, se ve maravilloso apenas terminas un tratamiento o te aplicas un color, pero al poco tiempo se transforma en un pelo débil y sin vida.

En este caso,  te propongo algunos consejos para dar un giro a tu rutina de belleza y aprender a combinar hermosura con salud capilar. 

 

Cambios urgentes para evitar puntas abiertas

Has recortado tus puntas varias veces. Incluso lo has hecho en un salón. ¡Siguen abriéndose!

Pues entonces,  toma nota de los siguientes tips para devolverle a tu cabellera la vitalidad perdida. 

 

Hidratación

Al menos una vez por semana o una vez cada quince días,  aplica mascarillas hidratantes .

Los químicos de los tratamientos y el calor al que ha sido sometido tu cabello lo han dejado como un desierto. Necesita recuperar nutrientes e hidratación.

Puedes optar por mascarillas para cabellos secos o maltratados (las hay de muchas marcas y precios), o bien por algo más natural, como aceite de coco o de argán.

 

Menos calor

Joven rechaza el secador de pelo.

 El exceso de calor debilita el cabello y reseca las puntas . Amígate con tus ondas o rizos y  usa menos la planchita.   Disfruta de que el pelo se seque naturalmente , al aire, de vez en cuando. Verás cuánta vitalidad gana.

Y si esto no es posible porque las herramientas de calor son tu mano derecha, pues entonces  usa el secador con aire frío y aplícate protector térmico antes de utilizar la planchita. 

Si tu trabajo o tus actividades recreativas te obligan a estar mucho tiempo bajo el sol,  usa protectores UV. 

 

Noble madera

Desenredar el cabello con peine de madera.

Ya te he contado que  los peines y cepillos de plástico dañan el cabello y favorecen el quiebre de puntas.  Una pena, porque son más económicos y los hay de bellos colores y formatos.

Pero existen materiales más suaves, como la madera.  La mejor elección que puedes hacer es un peine de madera de dientes anchos y separados, que logre desenredar aun con el cabello seco. 

 

Fuera químicos

 Deja descansar tu cabello de tanto tratamiento químico, como tinturas, alisados, decoloraciones, permanentes.  Hay productos que dañan mucho las fibras y la estructura del pelo.

Después de haber estado sometido a distintos procesos, el cabello necesita tiempo para crecer y recomponerse.

 

En síntesis

Joven aprende a cuidar las puntas de su cabello.

 Recortar las puntas sigue siendo la mejor manera para eliminar las puntas abiertas y favorecer que el cabello crezca sano y con fuerza.[/su_highlight

]Siempre teniendo presente, como te he explicado, que los recortes en casa generalmente dañan más de lo que arreglan.

 

  Pero, si incluso recortando con regularidad las puntas continúan abriéndose, hay que revisar la rutina de belleza y algunos hábitos relacionados con el cabello. 

 

Conviene descansar un poco de los tratamientos químicos y no abusar del secador y la planchita. Elegir productos de calidad y herramientas adecuadas son también puntos importantes a tener en cuenta.

Una vez que estos hábitos de cuidado capilar se transformen en tu rutina, ya ni recordarás qué son las puntas abiertas.