Cuando tengo el pelo mojado lo siento chicloso. ¿Por qué y cómo puedo solucionarlo?

Terminas de bañarte, pasas la toalla por tu cabello y lo sientes gomoso. Sales de la piscina con tus amigas y, al tocarte el pelo, palpas una textura viscosa. ¡Qué desagradable! ¡Qué difícil de manejar!

 

Pero no eres la única.

 El cabello chicloso al estar mojado es un signo muy común de daño capilar. Puede deberse a tratamientos químicos que han provocado una pérdida de hidratación. O tal vez está hidratado por demás. También puede suceder que esté saturado de productos capilares. 

Y, ante el contacto con el agua, adquiere esa característica.

 

Analizaré contigo las razones por las que, en vez de una cabellera sana y radiante, parece que tuvieras un gran chicle en tu cabeza. Es que, en realidad, tienes el cabello fuertemente dañado si lo sientes así.

Luego de que determines la razón particular de tu problema, veremos algunas maneras de repararlo.

¡Vamos al rescate de tu cabello! ¡No hay tiempo que perder!

 

Posibles razones del cabello chicloso cuando está mojado

Mujer disconforme por pelo chicloso y graso.

Por supuesto, siempre depende del tipo de cabello e incluso también de factores ambientales difíciles de controlar. Pero, en general,  cuando el pelo se siente chicloso al mojarlo, se debe a tres factores: 

  •  Falta de hidratación 
  •  Exceso de hidratación 
  •  Saturación de productos capilares 

Veamos cada uno en detalle.

 

Un desierto

Cabello reseco y deshidratado.

 Cuando el cabello no tiene hidratación, tal como un terreno seco, absorbe el agua rápidamente. Pero como está poroso, también pierde esa agua, sin asimilarla. 

Este proceso hace que las cutículas estén abiertas y, cuando lo tienes húmedo, sientes el pelo viscoso.

 

 Los responsables de la pérdida de hidratación son los procesos químicos  como las tinturas, los decolorados, las permanentes, algunos alisados,  y las herramientas de calor  como el secador, la planchita o la buclera.

Sobre todo si te sometes a estos tratamientos a menudo, sin dejar descansar tu cabello, y usas las herramientas de calor todos los días. Imagina si decoloras y el mismo día aplicas otra tintura. ¿Comprendes que eso puede llegar a resecar mucho tu cabello?

 

Un lago

Joven con el pelo sobrehidratado.

Aunque no lo creas,  el exceso de hidratación también es malo para tu cabello. Un pelo sobrehidratado suele verse blando e incluso parecer grasiento.   Las cutículas capilares se hinchan, llenas de agua, y se quiebran.  Con esto, dejan la sección interna del cabello vulnerable a las agresiones y daños.

 Te darás cuenta de que tu pelo está sobrehidratado cuando lo estiras y no vuelve a su estado anterior.  Y suele entrar en ese estado por un abuso de mascarillas y aceites. Si el clima está húmedo, esto se potencia.

 

Un arsenal de productos capilares

Mujer compra muchos productos capilares.

Tal vez has entrado en la lógica del cuidado capilar sin control.

Es decir, para evitar sequedad y daños ante tratamientos químicos,  has comenzado a abusar de la aplicación de productos de hidratación y cuidado capilar todos los días. 

 

Tu tocador está cada día más abarrotado de cremas, aceites, mascarillas, pomos, mousses, sprays, ampollas y, por supuesto, utensilios de peluquería para aplicar esa cantidad de productos. Pruebas uno tras otro, ¡incluso los combinas!

Pues,  deja descansar ese cabello.  Aire. Libertad.

 

 Todos esos productos, por más de que estén indicados para reparar e incluso prevenir daños, dejan residuos en tu cabello que a veces es difícil eliminar. 

Debes aprender a identificar las señales que indican que tu pelo está saturado. Estos residuos, más si son oleosos, vuelven al pelo chicloso, gomoso, opaco, difícil de manejar. Más aun cuando está mojado.

 

Posibles soluciones para el cabello chicloso cuando está mojado

Joven enjuaga su cabello con abundante agua.

Luego de haber leído los factores que te detallé más arriba, seguramente habrás identificado la causa de tu problema. Ahora, es el momento de reparar esa situación, porque si no reparas el daño, se volverá irremediable.

 Las vías de rescate son muy sencillas  y puedes activarlas a todas. Por supuesto que potenciarás unas más que otras, según la causa de tu cabello chicloso.

 

Te cuento las maneras de solucionarlo:

  •  Descarta los productos capilares potentes y suplántalos por productos más suaves. Desecha los que tengan base oleosa o los siliconados.
  •  No abuses del secador, la planchita y la buclera. Es más: intenta suspender su uso durante algunas semanas. No dependas de ellos. Luego de haber regalado a tu cabello unos días de descanso de estas herramientas de calor y cuando vuelvas a usarlas,  incorpora a tu rutina protectores térmicos para mantener tu pelo sano. 
  •  Potencia el enjuague después de cada lavado. Deja que corra el agua tibia por tu melena, ayudando con tus dedos a que el líquido llegue a todas las mechas. Esto arrastrará cualquier resto de shampoo y acondicionador, y también de los productos que hayas usado antes. Al mismo tiempo, disfruta de esa agua limpia que acaricia tu cabello, cierra los ojos, imagina que estás en una cascada natural.
  •  Administra algún tratamiento hidratante (si es que no tienes exceso de hidratación) una vez por semana.  Pero elige buenos productos, confiables. Y aplícalos tal cual te indican las instrucciones. Hay aceites capilares suaves, no industrializados, que son muy buenos: de lino o de jojoba son algunos ejemplos.
  • Deja descansar un poco tu cabello de tantos tratamientos químicos. O, al menos, no hagas uno tras otro inmediatamente. Por ejemplo, te haces un alisado y luego una decoloración. ¿Y si mejor dejas pasar un tiempo?

 

En síntesis

Mujer contenta porque repara cabello chicloso.

Si estás experimentando la desagradable sensación de tener el cabello chicloso cuando está mojado, entiendo tu enojo. Es un pelo difícil de manejar, rebelde, que no vuelve a su sitio si lo estiras y que parece gomoso y grasiento.

Solo debes repasar las  posibles razones que pueden haberlo provocado:  falta de hidratación, exceso de hidratación o saturación de productos capilares. 

Una vez identificada la causa, ya estarás lista para activar los pasos para solucionarlo.  Cuando te hayas puesto en marcha con una rutina de reparación, tu cabello comenzará a adquirir nuevamente su aspecto sedoso, brillante y sano, tanto seco como mojado.