Si Me Decoloré el Cabello, ¿Me lo Puedo Pintar de Negro?

No desesperes, no eres la única que suele atravesar estos cambios drásticos de idea.  Es posible teñir de negro tu cabello si lo tienes decolorado. 

La pregunta importante es: ¿quedará muy dañado? Porque sabes que la decoloración lo ha debilitado, y no quieres que se reseque aun más.

 

 La decoloración interviene en la estructura capilar, deja las puntas vulnerables y suele deshidratar terriblemente el cabello. 

Si a eso le sumamos una tintura completa en tono negro, el pigmento será absorbido como manera de recuperar humedad, y entonces es posible que esa melena quede, al menos, opaca. Agreguemos debilitada, sin fuerza, sin brillo.

Entonces,  si realmente deseas una melena renegrida pero sana luego de habértela decolorado, sigue estos pasos: elección correcta del tinte, aplicación de la tintura en dos o tres etapas, rutina de cuidado intensivo. 

Vamos juntas a recorrer ese camino.

 

Elección correcta del tinte

Elementos para teñir de negro.

En este caso particular de querer aplicar negro luego de un decolorado, es cuando recomiendo empezar con un tinte semipermanente. ¿Y qué es?

 

 El tinte semipermanente es un tipo de tintura que se va disipando de manera pareja con los lavados y, como es fácil imaginar, resulta mucho menos agresivo que el permanente. 

Esto te permitirá no solo ver cómo te queda el tono -¡por si te arrepientes nuevamente del color!- sino también darle algo de tiempo a tu cabello para que crezca un poco antes de aplicar el tinte permanente.

Además,  elige detenidamente el tono específico de negro que usarás.  Para apagar tonos rojizos, por ejemplo, conviene siempre optar por un negro con reflejos cenizos. Ahora bien, si lo que buscas es tapar tonos cenizos, pues entonces busca un negro con matices dorados.

Si esto no te queda del todo claro, mejor acude a un salón para que un profesional te indique el tono justo y no tengas que enfrentarte luego a resultados desagradables de color.

 

Aplicación de la tintura

Ármate de paciencia y hazte a la idea de que aquí no se trata de tomar el kit del negro que hayas elegido y directamente aplicarlo.

 Mejor segmentar el proceso en dos o tres pasos , dependiendo del nivel de sequedad y porosidad de tu cabello.

 

  1. Tratamiento de proteínas

Tratamiento de relleno de cabello con proteínas.

¿Has oído hablar alguna vez de esto?

 

 Cuando sometemos el cabello a algún proceso químico, la decoloración en este caso, las fibras capilares pierden ciertas proteínas  (piensa en la importancia de la queratina) y resultan dañadas.

Hay un tratamiento, conocido como “relleno”, que justamente rellena o completa con proteínas hidrolizadas los segmentos rotos de la cutícula capilar luego de un tratamiento químico.  Lo bueno de este relleno es que, además de reparar, previene de daños futuros. 

Con esto, te darás cuenta de que, además de prevenir que se reseque nuevamente,  tu cabello estará mejor preparado para asimilar de manera uniforme el tono negro que quieres darle.  Así que el tratamiento de proteínas ofrece muchos beneficios para tu cabello dañado.

Puedes comprar tratamientos de proteínas de distintas marcas y precios. Lo importante es que lo apliques en el cabello húmedo y lo dejes actuar el tiempo suficiente que indiquen las instrucciones.

 

  1. Tintura color castaño

Joven aplicando tintura castaña en pelo decolorado.

Luego de realizado el tratamiento de relleno, sentirás tu pelo un poco más dócil, pero es probable que no esté listo todavía. Seguramente siga estando algo seco o con frizz.

Y sabes la razón: la decoloración daña mucho, y el cabello no se recupera rápidamente después de eso.

 

Este estado del pelo hace que el tinte negro que buscas no se absorba con facilidad, que no quede distribuido de manera uniforme, o que el resultado final de color no sea exactamente ese negro azabache que quieres lograr.

Para evitar todas esas posibilidades,  el secreto que te doy es que tiñas el cabello de un tono castaño oscuro antes del negro final.   Así, estarás asentando color en todo tu cabello, para luego incorporar el negro que deseas y que esto resulte en un color parejo y bien distribuido. 

También es importante que te informes acerca de cuántos días debes esperar para pintarte el cabello luego de una decoloración.

 

  1. Tintura color negro

Si lograste apagar el rubio enceguecedor de tu decolorado con el tono castaño que te mencioné más arriba y has llegado a una distribución prolija del color, ya estás lista para aplicar el negro.

Entonces,  siguiendo al pie de la letra las instrucciones y sin dejar de lado ningún detalle del proceso, aplica el tinte del tono renegrido que tanto esperabas. 

 

Rutina de cuidado intensivo

Elementos para cuidado intensivo del cabello.

Aunque hayas sido una buena alumna y le hayas aplicado a tu cabello el tratamiento de relleno de proteínas que te he aconsejado, bien sabes que  tienes encima una decoloración, un tinte castaño y un tinte negro. 

Vaya linda lucha para tu pelo.  Es necesaria una rutina de cuidado intensivo. 

En principio,  elige productos de calidad. En lo posible, shampoo específico para cabello teñido, sin sulfatos y de pH bajo. 

Estas características ayudan a mantener cerradas las cutículas y, con esto, evitar la sequedad y las puntas abiertas. Al mismo tiempo, el color de la tintura se mantendrá por más tiempo. Hay muchas razones por las que se abren las puntas, la tintura repetida es una de ellas.

 

En segundo lugar,  incorpora hábitos de hidratación periódica.  Baños de crema, aceites naturales, mascarillas industriales o caseras son todas opciones que pueden combinarse y que realmente no conllevan mucho esfuerzo.

El secreto está en transformarlas en un hábito y verás que, pese a la tintura tras decoloración, tu melena lucirá brillante y saludable.

 

Nace una morocha radiante

Joven con el pelo teñido de negro luego de un decolorado.

Ya hemos visto que  es posible que tiñas de negro tu cabello decolorado. Solo es necesario seguir ciertos pasos para que el resultado sea óptimo tanto en el color como en la salud de tu pelo. 

Repasemos:  elección de un tinte semipermanente antes del permanente, tintura en tres pasos (incluye tratamiento de relleno) y rutina de cuidado intensivo. 

¿Lista? ¡Anímate y deja ese decolorado rotundamente atrás!